CONSTRUIRLA PRÁTICA DEMOCRÁTICA DE LAIGUALDAD DE GÉNERO, RETO DEL IEEPCO


Al cumplirse hoy 58 años de reconocer el derecho de voto a las mujeres en México, el Instituto Estatal Electoral y de ParticipaciónCiudadana (IEEPCO) reitera su compromiso de vigilar el cumplimiento de losderechos políticos de las mujeres en el estado, así lo garantizó el presidenteconsejero del órgano electoral, Alberto Alonso Criollo.

 

Lamentablemente dijo, aún existen municipios, regidosbajo normas de derecho consuetudinario, donde las mujeres no participan, aún cuandohay disposiciones legales que ordenan la igualdad, incluso detalló, el Códigode Instituciones Políticas y Procedimientos Electorales de Oaxaca (CIPPEO), esmuy claro al establecer en su artículo 131 la participación de las mujeres encondiciones de igualdad frente a los hombres, en un marco que respete el pactofederal y la soberanía de los estados.

El nuevo consejo electoral, dijo, trabaja en la construcción de accionespara eliminar la discriminación contra la mujer en la vidapolítica y en la creación de medidas para que los pueblos modifiquen susprácticas democráticas e incluyan entre sus usos y costumbres los derechospolíticos de las mujeres.

No hay que perder de vista,refirió, que el avance de la igualdad de género es un trabajo que debe realizarseen conjunto con diversas  instituciones,ya que el IEEPCO, en el marco de sus atribuciones,  puede velar por el respeto  pero si no existe en las mujeres y en lacomunidad la práctica de la inclusión, se tiene que construir y ese es el retoque se debe de tomar.

En esesentido, advirtió, debemos de comprender la complejidad del ordenpolítico y la incorporación plena de las mujeres en un mundo que por tradiciónhabía sido cooptado exclusivamente por los varones mediante prácticaspatriarcales.

 

Señaló que debemos aspirar al cambio de mentalidadesque permitan mirar desde una nueva perspectiva lo que significan los puestos deautoridad en las comunidades indígenas.

 

Puntualizó que, el Consejo Electoral tiene claro quese deben aprovechar los momentos de transición que vive nuestra sociedad parahacer una reconsideración, basados en la ley, donde los roles sexuales no seanel motor que mueve el sistema político de las comunidades indígenas en nuestroestado.

Anuncios