Quien lástima a una mujer, lástima a la humanidad entera. JBC


Publicada en.- http://www.globatium.com/index.php?nota=4032

* Destaco la abogada Jesusita  Bautista que la Asamblea General de la Organización de la Naciones Unidas, estableció esta fecha en memoria de las activistas dominicanas Minerva, Patria y María Teresa de Mirabal, asesinadas en 1960 por la dictadura de ese país.

*176 crímenes en contra de mujeres en México.Lo que refleja que se requieren unir esfuerzos entre todos los sectores de la sociedad subrayó Bautista Cayetano.

*La Visitadora Regional del Istmo de Tehuantepec de la Defensoría de los Derechos Humanos del Pueblo de Oaxaca dio una plática a niñas, niños, mujeres y hombres en Santo Domingo Tehuantepec.

 

Para la efectividad y protección de los derechos de las mujeres es necesario su conocimiento y el ejercicio de los mismos, en tal virtud, corresponde a los gobiernos municipales, estatales  y federal el instrumentar políticas públicas en forma integral a efecto de que se dé cumplimiento a la Convención Interamericana para Prevenir Sancionar y Erradicar la Violencia contra la Mujer (CEDAW). JBC.

Lo anterior, lo dio a conocer la Licenciada Jesusita Bautista Cayetano, Visitadora Regional del Istmo en Tehuantepec, Oaxaca de la Defensoría de los Derechos Humanos del Pueblo de Oaxaca, en la plática realizada el 24 de Noviembre de 2011 sobre los derechos de las mujeres, impartida a niñas, niños, mujeres y hombres, reunidos en la biblioteca municipal de Santo Domingo Tehuantepec, Oaxaca, dentro del marco del Día Internacional para la Eliminación de la Violencia contra la Mujer.

Así mismo destaco que la Asamblea General de la Organización de la Naciones Unidas, estableció esta fecha en memoria de las activistas dominicanas Minerva, Patria y María Teresa de Mirabal, asesinadas en 1960 por la dictadura de ese país.

Empezando por cómo fueron surgiendo y la finalidad de los derechos humanos a través de la historia, y observando que por siglos “las mujeres estuvimos invisibilizadas, sin que nuestra opinión contara dentro del hogar, ni socialmente y mucho menos políticamente, toda vez que cuando Olympe de Gouges en 1789 durante la revolución francesa publicó la Declaración Universal de los Derechos Humanos de la Mujer y de la Ciudadana, pago con su vida, el hacer visible esta circunstancia. Sin embargo, sirvió como precedente para que hoy en día existan más ordenamientos jurídicos que nos protegen”.

Es así como la comunidad internacional se ha dado a la tarea de establecer a través de la CEDAW que debe entenderse que la violencia contra la mujer es cualquier acción o conducta, basada en su género, que cause muerte, daño o sufrimiento físico, sexual o psicológico a la mujer, tanto en el ámbito público como privado.

Pero los Estados están obligados a garantizar que las mujeres tengamos una vida libre de violencia, y la citada convención precisa en su artículo cuatro lo siguiente:

“Art. 4. Toda mujer tiene derecho al reconocimiento, goce, ejercicio y protección de todos los derechos humanos y a las libertades consagradas por los instrumentos regionales e internacionales sobre derechos humanos. Estos derechos comprenden, entre otros:

a) el derecho a que se respete su vida; b) el derecho a que se respete su integridad física, psíquica y moral;

c) el derecho a la libertad y a la seguridad personales;

d) el derecho a no ser sometida a torturas;

e) el derecho a que se respete la dignidad inherente a su persona y que se proteja a su familia;

f) el derecho a la igualdad de protección ante la ley y de la ley;

g) el derecho a un recurso sencillo y rápido ante los tribunales competentes, que la ampare contra actos que violen sus derechos;

h) el derecho a la libertad de asociación;

i) el derecho a la libertad de profesar la religión y las creencias propias dentro de la ley, y

j) el derecho a tener igualdad de acceso a las funciones públicas de su país y a participar en los asuntos públicos, incluyendo la toma de decisiones”.

Convención que México ratificó el 12 de noviembre de 1988, y el Senado aprobó el 26 de noviembre de 1996, según decreto publicado en el Diario Oficial de la Federación el doce de diciembre de 1996; cuya entrada general en vigor fue el cinco de marzo de 1995 y en nuestro país el doce de diciembre de 1998, de conformidad con la Publicación del Diario Oficial de la Federación del 19 de enero de 1999.

La también Ombudsman de Compañeros Nacionales de Editores y Periodistas (CONAPE), A.C., refirió que la Organización de las Naciones Unidas (ONU), en conjunto con el Instituto Nacional de las Mujeres, la Cámara de Diputados y El Colegio de México, realizaron un estudio que revela que de 1985 a 2009 han ocurrido 34 mil

 

176 crímenes en contra de mujeres en México.[1]Lo que refleja que se requieren unir esfuerzos entre todos los sectores de la sociedad, tanto oficiales como no oficiales, a efecto de generar una nueva cultura de igualdad y de respecto entre todas las personas.

Así mismo cada uno de los asistentes realizo preguntas acerca de tema y de la atención que se les proporciona a las mujeres cuando acuden a la Defensoría de los Derechos Humanos, mencionándoles que en primer lugar se les escucha y en base a su planteamiento son canalizadas ante las autoridades competentes y en caso de que alguna autoridad no preste la atención oportuna se inicia un procedimiento de investigación a efecto de determina si existe una violación a sus derechos humanos. Toda vez que en nuestro sistema jurídico mexicano son las autoridades quienes por acción u omisión pueden vulnerar los derechos humanos.

 Finalmente dijo “la violencia hacia a la mujer anula su autoestima y por ende afecta y repercute tanto en ella como a los que se encuentren a su alrededor, por lo que invito a todas las personas a comprometernos a ser agentes de cambio en nuestra casa, colonia, municipio, estado, y entre todos fomentar una cultura de igualdad y de respeto que nos permita desarrollarnos integralmente en todos y cada uno de los aspectos físicos, psicológicos, académicos, espirituales y demás, en bien de la humanidad”.

 

Por su parte Raúl González, Presidente de Compañeros Nacionales y Periodistas, A.C., refirió que uno de los compromisos sociales es la difusión y promoción de los derechos humanos y dentro de este marco, difunden los 16 pasos para poner fin a la violencia contra las mujeres, impulsado por la Directora Ejecutiva de ONU Mujeres, Michelle Bachelet, quien en los puntos 4 y 13 establece la importancia de la participación de los medios de comunicación en promover una cultura de igualdad y poder eliminar la violencia hacia las mujeres dentro del contexto social al generar una conciencia de cambio.    Enlace:

 

http://www.unwomen.org/es/infocus/16-steps-policy-agenda/

 

16 Pasos para poner fin a la violencia contra las mujeres

 

Con ocasión del Día Internacional por la Eliminación de la Violencia contra las Mujeres, este año, la Directora Ejecutiva de ONU Mujeres, Michelle Bachelet, ha preparado una exhaustiva agenda de políticas para poner fin a la violencia contra las mujeres en el mundo. Centrado en tres pilares de actuación: prevención, protección y provisión de servicios, la llamada a la acción de la Sra. Bachelet urge a los líderes mundiales a movilizar voluntades políticas e inversiones para asegurar que las mujeres puedan vivir libres de violencia.

 

1. Ratificar los tratados internacionales y regionales…

que protegen los derechos de las mujeres y de las niñas, y garantizar que las leyes y los servicios nacionales observen las normas internacionales en materia de derechos humanos.

2. Adoptar y cumplir las leyes…

para poner fin a la impunidad, juzgar a los culpables de violencia contra las mujeres y las niñas, y otorgar reparaciones y soluciones a las mujeres por las violaciones de que fueron víctimas.

3. Crear planes nacionales y locales de acción…

para poner fin a la violencia contra las mujeres y las niñas en todos los países, que logren reunir al gobierno, a las organizaciones de mujeres y a otras organizaciones de la sociedad civil, a los medios de comunicación y al sector privado en un frente coordinado y colectivo que luche contra dichas violaciones de los derechos humanos.

4. Hacer que la justicia sea accesible para las mujeres y las niñas…

brindándoles servicios jurídicos y especializados gratuitos, y aumentando la cantidad de mujeres en los cuerpos de policía y en los principales servicios.

5. Poner fin a la impunidad frente a la violencia sexual en los conflictos…

juzgando a los culpables en contextos de conflicto y de post conflicto y respetando el derecho de las supervivientes a los programas globales de reparaciones que no creen estigmatización y que tengan un impacto de transformación sobre la vida de las mujeres y de las niñas.

6. Garantizar el acceso universal a los servicios esenciales…

siendo, como mínimo, las necesidades urgentes e inmediatas de las mujeres y de las niñas atendidas mediante líneas de emergencia gratuitas que trabajen las 24 horas, contando con intervenciones rápidas para su seguridad y protección, con viviendas y refugios seguros para ellas y sus hijos, con un seguimiento y apoyo psicosocial, con cuidados post violación, y con una ayuda jurídica gratuita para que comprendan sus derechos y opciones.

7. Brindar formación a aquéllos que trabajan en los servicios esenciales…

especialmente la policía, los abogados y los jueces, los trabajadores sociales y el personal de salud, de modo que se garantice el cumplimiento de normas y protocolos de calidad. Los servicios tienen que ser confidenciales, sensibles y adecuados a las mujeres supervivientes.

8. Otorgar recursos públicos adecuados…

para ejecutar las leyes y políticas existentes, reconociendo el costo y las consecuencias devastadoras de la violencia contra las mujeres, no sólo por las vidas que han sido directamente afectadas, sino para la sociedad y la economía en general, así como en relación a los presupuestos públicos.

9. Recopilar, analizar y difundir la información nacional…

en materia de la prevalencia, las causas y las consecuencias de la violencia contra las mujeres y las niñas, de los perfiles de las supervivientes y de los culpables, y de los progresos y carencias en la implementación de las políticas, los planes y las leyes nacionales.

  • Un estudio sobre la violencia de género en Marruecos muestra que aproximadamente el 60 por ciento de las mujeres marroquíes han sido víctimas de alguna forma de violencia recientemente, y que la violencia contra las mujeres es tres veces más probable en las áreas urbanas que en las rurales.
  • Together for Girls (Juntos a favor de las niñas), un esfuerzo mundial de prevención de la violencia sexual contra las niñas del que ONU Mujeres es socio, hace un llamado urgente para hacer encuestas nacionales. La alarmante revelación de que en Swazilandia un tercio de las niñas han sido víctimas de violencia sexual dio origen a una campaña nacional de educación, fortaleciendo la capacidad de la policía de responder a la violencia sexual y el establecimiento de una corte sensible a los problemas de la infancia. Si desea más información sobre Together for Girls, haga click aquí.

10.  Invertir en la igualdad entre los géneros y el empoderamiento de las mujeres…

para enfrentar las causas de base de la violencia contra las mujeres y las niñas. Las áreas estratégicas son la educación secundaria de las niñas, el hacer avanzar la salud y los derechos reproductivos de las mujeres, el atender las relaciones internas de la violencia con el VIH y el SIDA, y el aumentar la participación y el liderazgo político y económico de las mujeres. La igualdad entre los géneros y la erradicación de la violencia contra las mujeres deben situarse firmemente en el centro del logro de los Objetivos de Desarrollo del Milenio.

  • Hasta un 75 por ciento de las mujeres y niñas del mundo son víctimas de violencia física o sexual en el transcurso de sus vidas. La serie los ODM y el género advierte que a menos que disminuya la violencia contra las mujeres, el logro de los ocho Objetivos de Desarrollo del Milenio será imposible.

11. Mejorar la autonomía económica de las mujeres…

garantizando los derechos de las mujeres a poseer tierras y propiedades, a la herencia, a una paga igual por un trabajo igual, y a un empleo seguro y decente. Las oportunidades económicas y laborales desiguales en detrimento de las mujeres son un factor primordial que perpetúa su permanencia en situaciones de violencia, explotación y abuso.

  • En un país destrozado por años de conflicto, la lucha diaria por sobrevivir es constante, y alimentar a la familia es un desafío diario. Bread Winner, Bread Maker (Ganadora del pan y panificadora) cuenta la historia edificante de algunas mujeres que dan esperanza a miles en los Territorios Palestinos Ocupados.
  • Millones de mujeres trabajan fuera de sus países cada año y son víctimas de abuso y de explotación. En movimiento: las mujeres trabajadoras migrantes de Nepal cuenta la lucha por sus derechos.

12. Aumentar la conciencia pública y la movilización social…

para poner fin a la violencia contra las mujeres y las niñas, y para permitir a las mujeres y a las niñas que son víctimas de violencia romper el silencio y buscar justicia y apoyo.

  • Con más de 2 millones de acciones y 600 socios, Di NO – Únete para poner fin a la violencia contra las mujeres ofrece una plataforma mundial de información, acción y movilización social. Visite el sitio www.saynotoviolence.org y publique hoy allí su acción.

13. Involucrar a los medios de comunicación de masas…

en la creación de una opinión pública y en poner en tela de juicio las normas de género perjudiciales que perpetúan la violencia contra las mujeres y las niñas.

14. Trabajar para y con los jóvenes en tanto que defensores del cambio…

para poner fin a la violencia contra las mujeres y garantizar que el sistema educativo empodere a las niñas y a los niños de modo de transformar y establecer relaciones de género basadas en la armonía, el respeto mutuo y la no violencia.

15. Movilizar a los hombres y a los niños…

de todas las edades y de todos los estratos sociales para que se manifiesten en contra de la violencia contra las mujeres y las niñas, de modo que alienten la igualdad y la solidaridad entre los géneros.

16. Realizar una donación al Fondo Fiduciario de la ONU para poner fin a la violencia contra las mujeres…

que es el único fondo de subsidios en el mundo dedicado exclusivamente a canalizar las experiencias y el apoyo financiero a los esfuerzos nacionales, locales y comunitarios de erradicación de la violencia contra las mujeres.

  • Es el 15º aniversario del Fondo Fiduciario de la ONU; desde su establecimiento, el Fondo ha dado su apoyo a 339 programas en 127 países y territorios, dependiendo de contribuciones voluntarias. ¡Por favor, ayúdenos a hacer del mundo un lugar más seguro para las mujeres y las niñas haciendo hoy una donación![2]
Anuncios