Iniciativa de Ley para la Prevención y Atención Integral del VIH-SIDA presenta legisladora Margarita García en Oaxaca.


DIPUTADO FRANCISCO MARTÍNEZ NERI

PRESIDENTE DE LA MESA DIRECTIVA DEL CONGRESO DEL ESTADO

P R E S E N T E

 

La que suscribe, c. Margarita García García, diputada de ésta LXI legislatura del Congreso del Estado de Oaxaca por el Partido Movimiento Ciudadano, con fundamento en lo dispuesto por los artículos 50 fracción I y 59 de la Constitución Política del Estado Libre y Soberano de Oaxaca, 67 fracción I de la Ley Orgánica del Poder Legislativo, 70 y 72 del reglamento interior del Congreso del Estado de Oaxaca, someto a la consideración del pleno de esta soberanía, la siguiente, Iniciativa por la que se expide la Ley para la Prevención y Atención Integral del VIH-SIDA del Estado de  Oaxaca, al tenor de la siguiente:

 

Exposición de motivos

El sida consiste en la incapacidad del sistema inmunitario para hacer frente a las infecciones y otros procesos patológicos, y se desarrolla cuando el nivel de Linfocitos T CD4 desciende por debajo de 200 células por mililitro de sangre.

Normalmente, los glóbulos blancos y anticuerpos atacan y destruyen a cualquier organismo extraño que entra al cuerpo humano. Esta respuesta es coordinada por un tipo de células llamados linfocitos CD4. Desafortunadamente, el VIH ataca específicamente a las células que expresan el receptor CD4, una de las más importantes son los linfocitos T CD4+ y entra en ellos. Una vez dentro, el virus transforma su material genético de cadena simple (ARN) a uno de cadena doble (ADN) para incorporarlo al material genético propio del huésped (persona infectada) y lo utiliza para replicarse o hacer copias de sí mismo. Cuando las nuevas copias del virus salen de las células a la sangre, buscan a otras células para atacar. Mientras, las células de donde salieron mueren. Este ciclo se repite una y otra vez.

Para defenderse de esta producción de virus, el sistema inmune de una persona produce muchas células CD4 diariamente. Paulatinamente el número de células CD4 disminuye, por lo que la persona sufre de inmunodeficiencia, lo cual significa que la persona no puede defenderse de otros virus, bacterias, hongos y parásitos que causan enfermedades, lo que deja a la persona susceptible de sufrir enfermedades que una persona sana sería capaz de enfrentar, como la neumonía atípica y la meningitis atípica. Estas enfermedades son principalmente infecciones oportunistas. Dado que el organismo posee mecanismos de control de crecimiento celulardependiente de células CD4, la destrucción progresiva de estas células ocasionará que estos mecanismos no sean adecuadamente regulados, lo que origina en consecuencia la presencia de algunas neoplasias (cáncer) que no ocurrirían en personas sanas. El VIH, además, es capaz de infectar células cerebrales, causando algunas afecciones neurológicas.

Como en los demás retrovirus, la información genética del virus está en forma de ARN, que contiene las instrucciones para la síntesis de proteínasestructurales, las cuales al unirse conformarán al nuevo virus (virión); es decir sus características hereditarias, que le son necesarias para replicarse. Habitualmente, en la naturaleza el ADN o ácido desoxirribonucleico es una fuente de material genético desde la que se producirá una copia simple de ARN, pero en el caso del VIH, éste logra invertir el sentido de la información, produciendo ADN a partir de su simple copia de ARN, operación que se denomina transcripción inversa, característica de los retrovirus. El virus inserta su información genética en el mecanismo de reproducción de la célula (núcleo celular), gracias a la acción de la transcriptasa reversa.

El SIDA es una enfermedad cuya propagación se facilita por el comportamiento humano. Así pues, pararla muy seguramente va a implicar un cambio en el comportamiento. Una creciente mayoría de nuevas infecciones se están presentando entre las mujeres, particularmente entre aquellas que ejercen un control mínimo sobre los factores que resultan en la transmisión del VIH. Para estas mujeres, a menudo existen pocas o ningunas opciones, sin tener la oportunidad de escoger entre el condón o la abstinencia. Aún en aquellos sitios donde los condones se encuentran universalmente disponibles, solo son eficaces cuando ambas partes se ponen de acuerdo para usarlos. Tanto la distribución de condones, como el intercambio de agujas y la educación sobre la abstinencia, juegan un importante papel en la lucha contra el VIH, pero para una creciente mayoría de personas en riesgo de la infección del VIH, no son suficientes.

Se necesitan herramientas de prevención que estén bajo el control del individuo, que requieran poco o ningún apoyo del compañero sexual y que sean de carácter invisible para las otras personas, como es el caso de una vacuna.

Existen diversas voces que dan su diagnóstico sobre las políticas de VIH/sida en el país enfocándolas como medidas débiles o nulas de prevención y detección oportuna de la enfermedad, falta de acceso universal a tratamientos, desabasto de medicamentos en las instituciones de salud, falta de una visión de género, de sector, de clase social y de generación para observar la epidemia y buscar soluciones para cada grupo de población.

 

Opiniones que, podemos estar o no de acuerdo con ella, sin embargo, se entrelazan con una realidad, la cual refleja más de 33 millones de personas viven hoy en el mundo con VIH. Diariamente hay seis mil 800 nuevas infecciones y cinco mil 700 defunciones. El SIDA está destruyendo los logros de desarrollo de las últimas tres décadas por lo que su prevención y atención deben ocupar un lugar prioritario en los programas de desarrollo.

 

La mitad de todos los adultos que viven con el VIH son mujeres, en comparación con el porcentaje de 41% que tenían en 1997; el 64% de las nuevas infecciones corresponde a mujeres jóvenes entre 15 a 24 años que viven en países en desarrollo, delineando así la primera tendencia mundial: el SIDA se ha convertido en una de las principales causas de muerte de las mujeres en edad reproductiva en América Latina, Europa Occidental y África pues el VIH se expande ahí, donde las brechas de desigualdad son mayores.

 

Hablar de prevención en nuestras leyes, se debe traducir en acciones de gobierno con tres enfoques:

 

• En primer lugar es de las personas que viven con la infección, entre las cuales tenemos que contribuir a evitar la reinfección, que es un problema de salud serio. En consecuencia, esta población es particularmente importante cuando las autoridades de salud discuten la agenda de prevención y no solamente las poblaciones vulnerables.

• En segundo lugar, los esfuerzos de prevención se enfocan a las personas afectadas por la epidemia, que no están infectadas pero que sufren directamente el embate su impacto y de la mortalidad asociada con la enfermedad. Como es el caso de parejas, parientes y huérfanos.

• El último enfoque se refiere a las personas con vulnerabilidad aumentada para contraer la infección.

 

En la región de América Latina más del 80 por ciento de los casos resultan de transmisión por vía sexual y a esto se asocia, junto con la tendencia a la feminización, una proporción creciente de casos de transmisión de madre al infante y al uso de drogas inyectables donde las personas que acuden a este método también tienen relaciones sexuales también.

 

A estos factores debemos señalar una tendencia en la región es el rejuvenecimiento de la epidemia, es decir, el número de personas de edad cada vez más joven que se infectan crece, en consecuencia, no solamente hay una feminización de la epidemia sino un rejuvenecimiento que obliga desde el Estado, a la adopción de medidas desde la vía legislativa, pero decididamente en la aplicación de acciones.

 

Por todo lo anterior proponemos la expedición de la Ley para la Prevención y Atención Integral del VIH-Sida del Estado de Oaxaca:

 

Por lo anteriormente expuesto y fundado, pongo a su consideración el siguiente:

 

PROYECTO DE DECRETO POR EL QUE SE EXPIDE LA LEY PARA LA PREVENCIÓN Y ATENCIÓN INTEGRAL DEL VIH/SIDA DEL ESTADO DE OAXACA

 

 

ARTICULO UNICO.- Se expide la Ley para la Prevención y Atención Integral del VIH-SIDA del Estado de Oaxaca.

 

Capítulo Primero

Disposiciones Generales

 

Artículo 1. Las disposiciones de esta Ley son de orden público, de interés social y de observancia general en el Estado de Oaxaca, con especial atención para las personas afectadas por el Virus de la Inmunodeficiencia Humana, Síndrome de

Inmunodeficiencia Adquirida y otras Infecciones de Transmisión Sexual.

 

Artículo 2. La presente Ley tiene por objeto:

I. Desarrollar los mecanismos y las herramientas necesarias para el diseño de políticas públicas en materia de prevención y atención a las personas afectadas por el Virus de Inmunodeficiencia Humana, Síndrome de Inmunodeficiencia Adquirida y otras Infecciones de Transmisión Sexual;

II. Establecer las condiciones necesarias para la creación y la ejecución de estrategias y programas, de prevención y la atención integral del VIH/SIDA y otras ITS;

III. Promover la realización de las acciones necesarias en materia de prevención y atención integral del VIH/SIDA y otras ITS en Oaxaca;

IV. Vincular a los sectores público, social y privado en los programas de prevención y atención integral del VIH/SIDA y otras ITS;

V. Fomentar la prevención del VIH/SIDA y otras ITS, mediante la participación de todos los sectores involucrados;

VI. Suscitar mecanismos tendientes a la integración social de las personas afectadas por el VIH/SIDA, y otras ITS;

VII. Alentar la participación social y ciudadana, en la prevención y la atención integral del VIH/SIDA y otras ITS, y

 

Artículo 3. Para los efectos de la presente ley, se entenderá por:

I. Atención Integral: Conjunto de disposiciones, herramientas y programas públicos que tienen el objetivo de proporcionar en condiciones de equidad, calidad y oportunidad, los servicios médicos, psicológicos y sociales que sean necesarios a la población afectada por el VIH/SIDA y otras ITS;

II. ITS: Infecciones de Transmisión Sexual, y

III. Programa: Programa de VIH/SIDA de Oaxaca, de los Servicios de Salud Pública del Estado, para coadyuvara la detección y prevención de la transmisión del VIH/SIDA en la población general de Oaxaca, con una política de no discriminación, no estigmatización y lucha contra la homofobia.

IV. SIDA: Síndrome de Inmunodeficiencia Adquirida;

V. VIH: Virus de la Inmunodeficiencia Humana;

 

Artículo 4. En la acciones de prevención y atención que se refiere la presente Ley, las autoridades observarán para su diseño, ejecución, seguimiento y evaluación un enfoque derechos humanos y la perspectiva de género.

Garantizarán, además, el acceso que en su caso requiera a homosexuales, bisexuales, transgénero y transexuales.

 

Artículo 5. La Secretaría de Finanzas del Estado de Oaxaca, preverá en el Proyecto de Presupuesto de Egresos que el ejecutivo local envíe a la Congreso del Estado para su análisis, discusión y, en su caso, aprobación, las partidas presupuestales respectivas para la aplicación de acciones de prevención y atención integral del VIH/SIDA conforme a las previsiones de gasto que realicen las autoridades de la presente Ley.

 

Artículo 6. La legislatura, durante el análisis, discusión y aprobación del Presupuesto de Egresos para cada ejercicio fiscal, tomará en cuenta las previsiones de gasto que formulen las autoridades de la presente Ley para el desarrollo de acciones de prevención y atención integral del VIH/SIDA, asignando los recursos de manera específica y en programas prioritarios.

 

Artículo 7. En todo lo no previsto por esta Ley, será de aplicación supletoria la Ley de Salud, el Código Penal y el Código de Procedimientos Civiles del Estado libre y soberano de Oaxaca y demás ordenamientos aplicables.

 

Capítulo Segundo

De la Prevención y Programas de Atención Especializados

 

Artículo 8. Las acciones de prevención con relación al VIH/SIDA, deberán basarse en evidencia científica, en el respeto a la dignidad y los derechos humanos y no en prejuicios, creencias morales o religiosas.

 

Articulo 9. La prevención del VIH/SIDA debe considerarse en el marco de la promoción de la salud como un proceso para evitar la transmisión del VIH/SIDA en la población, mediante el fortalecimiento de conocimientos, aptitudes, actitudes y hábitos de las personas y la comunidad para participar corresponsablemente en el autocuidado, el cuidado colectivo y la construcción de una sociedad saludable y libre del VIH/SIDA.

 

Artículo 10. En materia de prevención de la transmisión del VIH, las acciones deben estar orientadas a:

a) Informar a la población sobre la magnitud y trascendencia de la infección por VIH como problema de salud pública.

b) Dar a conocer a la población las vías y mecanismos de transmisión, formas de prevención y servicios de información, detección oportuna y atención integral, relacionadas con la infección por VIH/SIDA;

c) Orientar y educar a la población sobre la adopción de medidas saludables para evitar el contagio y, en su caso, la transmisión;

d) Fomentar en las personas que viven con VIH/SIDA el autocuidado de la salud incluyendo medidas de prevención como sexo seguro y sexo protegido para romper la cadena de infección y re-infección;

e) Orientar sobre la importancia del control y tratamiento de otras infecciones de transmisión sexual que facilitan la transmisión del VIH/SIDA, y

f) Promover los servicios de atención médica para diagnóstico, tratamiento, seguimiento y atención oportuna de otras ITS.

 

Artículo 11. Los servicios de salud públicos, sociales y privados están obligados a realizar la prueba de detección de VIH, ITS, Hepatitis B y Hepatitis e a todas las donaciones de sangre, leche materna, tejidos, órganos y células germinales; bajo ninguna circunstancia el personal de la salud podrán coartar la libertad de las personas a ser donadores por razón de su preferencia sexual.

 

Artículo 12. Los servicios de salud públicos, sociales y privados están obligados a ofertar la prueba de VIH a toda mujer embarazada, grupos más afectados por la epidemia del VIH/SIDA, a las poblaciones en situación de vulnerabilidad de manera voluntaria, gratuita y conforme a las disposiciones legales aplicables.

 

Artículo 13. El personal de salud está obligado a orientar a la población que vive con VIH/SIDA sobre:

I. Realizar prácticas sexuales seguras y protegidas que impidan la transmisión del VIH como el uso correcto y consistente del condón;

II. No donar sangre, tejidos, células, semen ni órganos para trasplante;

III. No compartir objetos potencialmente contaminados como agujas, jeringas, cepillos de dientes, navajas y, en general, objetos punzocortantes de uso personal;

IV. Evitar automedicarse y apegarse a los tratamientos prescritos por un médico especialista;

V. Solicitar atención integral médica mensual, aun en ausencia de sintomatología, así como apoyo psicológico;

VI. Adoptar un estilo de vida saludable a través de prácticas que protejan y favorezcan la salud;

VII. Asistir a talleres de adherencia al tratamiento antirretroviral, educación para la salud y atención integral de las personas que viven con VIH/SIDA;

VIII. Evitar el uso de drogas, alcohol y tabaco, y

IX. Conocer sus derechos, los servicios y alternativas gubernamentales y no gubernamentales disponibles en su localidad que ofrezcan apoyo a personas con VIH/SIDA o a sus familiares y fomentar la cultura de exigibilidad y denuncia cuando sean violados sus derechos o se les someta a actos de discriminación.

 

Artículo 14. En los servicios de salud materno-infantil, el personal correspondiente ofrecerá pruebas rápidas de detección y, en su caso, atención y tratamiento de las mujeres embarazadas infectadas de VIH/SIDA o sífilis.

En el caso de las madres infectadas con VIH/SIDA, recomendarán una nutrición alternativa que puede incluir el uso de sustituto de leche materna para evitar la transmisión del VIH al lactante, haciendo énfasis en la necesidad de mantener esta nutrición sustitutiva en forma adecuada, higiénica y sostenida. De igual forma, proveerá información científica acerca de la prevención de la transmisión perinatal a mujeres con VIH y, en caso de presentarse el embarazo, se realizará el seguimiento médico adecuado con el fin de reducir la posibilidad de la transmisión vertical del virus.

 

Artículo 15. Para las acciones de prevención a las que se refiere la presente Ley, se instrumentarán campañas masivas de información utilizando las tecnologías de la información y comunicación, así como medios impresos y electrónicos.

 

Artículo 16. El Gobierno del Estado de Oaxaca tiene la obligación de proporcionar el esquema de medicamentos antirretrovirales que corresponda a las personas con VIH/SIDA y se atiendan conforme a los lineamientos establecidos por la Clínica.

 

ARTICULOS TRANSITORIOS

 

PRIMERO.- El presente Decreto entrará en vigor al día siguiente de su publicación en el periódico oficial del gobierno del Estado.

 

SEGUNDO.- el titular del Poder Ejecutivo deberá publicar el Programa de VIHSIDA del Estado de Oaxaca dentro de los sesenta días naturales siguientes a la entrada en vigor del presente Decreto.

 

 

Dado en el salón de sesiones del honorable Congreso de Oaxaca.

 

 

 

 

Diputada Margarita García García

Anuncios