GARANTIZAR QUE LAS MUJERES PARTICIPEN EN LA GOBERNANZA RURAL, RETO DE LA CNA


La participación de las mujeres en los sectores productivos es indispensable para el desarrollo de los pueblos; mientras no se abra paso al desarrollo de las mujeres, la economía seguirá viéndose afectada, ya que las mujeres rurales constituyen la cuarta parte de la población en el mundo.

Así lo señala el presidente de la Confederación Nacional Agronómica (CNA), Lino Velázquez, al considerar que en el marco del día Internacional de la Mujer, el Estado deben reflexionar sobre los pendientes que en materia de derechos guarda con las mujeres.

Velázquez Morales, añadió que a pesar de los esfuerzos que se han realizado por reconocer el papel de la mujer en el ámbito rural y la promoción de desarrollo agrícola y rural, no se ha podido superar la desigualdad alimentaria ni la falta de cumplimiento  a los derechos fundamentales de las mujeres.

Lo anterior, argumentó,  porque los derechos, aportaciones y necesidades de las mujeres rurales han sido ignoradas, tan solo, en el contexto financiero, citó se afecta en gran medida su situación y su producción, ya que en comparación con los hombres; las mujeres rurales se enfrentan a un mayor número de dificultades al estar limitadas al acceso de algunos servicios públicos, a una protección social, a oportunidades de empleo y a normas culturales que las relegan al ámbito doméstico.

Es por ello que la Confederación Nacional Agronómica, resaltó, apoya la igualdad de género y reconoce los derechos de las mujeres y su gran participación que tiene en la vida rural; aunque sus derechos en diversas localidades sean sobrepasados por las costumbres de los pueblos.

No hay que olvidar, advirtió,  que en el país hay 5.7 millones de personas ocupadas en el campo, de las cuales 27 por ciento son mujeres, según datos del Instituto Nacional de Estadística y Geografía (INEGI), las cuales realizan actividades productivas, sin que, en su mayoría reciban una remuneración económica.

La CNA, dijo, buscar vencer la inercia de marginación en la que viven las mujeres y en coordinación con la Confederación Nacional Campesina (CNC) que dirige Gerardo Sánchez García, implementa diversas acciones, como la búsqueda constante de recursos para proyectos productivos, el reconocimiento como propietarias de la tierra y el acceso a mejores oportunidades.

Asimismo indicó, la CNA brinda un programa constante de capacitación, para educar en igualdad de género, con la finalidad que hombres y mujeres del campo cambien las perspectiva de  los roles y conozcan sus derechos.

En  ese contexto enfatizó, en el sector agrario se tiene una participación de 120 mil profesionales de la agronomía, donde las mujeres se han convertido en las principales representantes de esta vida productiva y en donde se ha vuelto  necesario focalizar los recursos para generar ambientes propicios para las mujeres.

Es necesario, subrayó, crear una base para las agricultoras mujeres, para mejorar su acceso a los recursos, a los servicios y fomentar su participación en el  comercio para generar alternativas que ayuden a superar las crisis ante las que se enfrentan las mujeres de la vida rural y garantizar  así, que las mujeres participen en la gobernanza rural, finalizó el presidente de la CNA.

Anuncios