Enfoque de género, necesario para sanear ambientes en el trabajo.


  • *En el medio laboral existe el mobbing, cuando una trabajadora o trabajador es acosado por sus compañeros o jefes para lastimar su autoestima y destruir su estabilidad emocional con descrédito y rumorología
En el sistema patriarcal, las mujeres padecemos una desigualdad de género en relación con los hombres, lo cual se refleja en todos los ámbitos sociales y en el trabajo provoca acoso laboral o mobbing, explicó la psicóloga Ita Bico Cruz López durante la ponencia Mobbing I que impartió en el salón de Expresidentes del Palacio Municipal.

El curso que inició el jueves 21 de junio y continuará el jueves 28 de 10 a 12 horas, forma parte del ciclo de conferencias Saber para Crecer, promovido por el Instituto Municipal de las Mujeres (Immujeres) del Municipio de Oaxaca de Juárez.

Ita Bico Cruz López manifestó que al igual que el bullying, que es el acoso que las y los niños y adolescentes enfrentan por parte de sus compañeros de escuela, el mobbing es el acoso moral o psicológico que se presenta en el trabajo, con el objetivo de destruir la estabilidad emocional de una persona a través del descrédito y los rumores.
Por ello, expresó que la aplicación de un enfoque de género dentro de una empresa o institución es importante, ya que permite visualizar y reconocer la existencia de relaciones de jerarquía no solo estructural, sino que se dan de manera sutil entre compañeros, compañeras, jefes o jefas y que no se notan.

Dijo que el acoso moral, también conocido como psicoterror, hostigamiento laboral, intimidación en el trabajo, maltrato psicológico o violencia psíquica, es una acción planeada que se puede presentar de manera persistente contra una persona, al menos una vez por semana y durante un tiempo prolongado.

Las modalidades del acoso laboral se presentan en tres fases: descendente, cuando la víctima es acosada por sus jefes o superiores; horizontal cuando es molestada por sus compañeras y compañeros de trabajo, y ascendente cuando las y los integrantes de un área hostigan a su jefe o jefa porque no le perdonan el haber ocupado el puesto. Cualquiera que sea el tipo de acoso moral, los efectos que sufre la víctima son devastadores a nivel físico y psicológico, recalcó.

Durante las dos horas que duró la ponencia Mobbing I, la psicóloga declaró que el acoso moral se desarrolla en cuatro fases: Conflicto o de Incidentes Críticos; de Acoso y Estigma; de Intervención de la Empresa y de Solicitud de Ayuda y Diagnóstico.

“La Fase de conflicto es el cambio repentino en la relación personal o profesional, el cual es motivado por envidia, celos, competencia o el deseo de ascender”, explicó Ita Bico Cruz López.

En la segunda fase, la de acoso, la víctima es excluida de las conversaciones y reuniones, sufre ataques de desprestigio hacia su persona, en su vida laboral y a su estado de salud. En lo profesional se le asignan tareas insignificantes o humillantes.

En esta etapa, dijo Ita Bico Cruz, desafortunadamente la víctima no se da cuenta de la campaña de hostigamiento que hay en su contra, sino hasta que los efectos del acoso llegan a ser visibles en la salud, en el estado físico, psicológico, social, familiar, económico y profesional.

La Fase de Intervención de la empresa es cuando los directivos se enteran del caso y pretenden solucionar la situación. “Muchas veces lo que se hace es que la víctima es cambiada de área o departamento, se pretende crear arreglos amistosos o se llega al despido de la víctima”, declaró.

La cuarta fase, de Solicitud de Ayuda y Diagnóstico fue descrita como la etapa más crítica de la víctima porque después del acoso, la persona queda aislada, su salud está deteriorada, a veces se queda sin empleo y la afectación psicológica es tan grave que a veces termina suicidándose.

“Desafortunadamente el mobbing no está tipificado como delito, pero en Oaxaca las víctimas que hayan sufrido acoso laboral dentro de una instancia municipal o estatal pueden acudir a la Coordinación de Atención Psicológica de la Defensoría de Derechos Humanos de los Pueblos de Oaxaca, ubicada sobre la calle de Los Derechos Humanos número 210, colonia América”, dijo.

La psicóloga aclaró que personal del área se encarga de recabar la información suficiente y de promover el castigo al funcionario público estatal o municipal que resulte culpable.

Anuncios