EL PROIGUALDAD IMPACTARÁ LA VIDA DE MILLONES DE MEXICANAS


Estamos frente a la gran oportunidad de construir un sólido programa nacional que apunte hacia la igualdad sustantiva entre mujeres y hombres, que permita instrumentar objetivos, estrategias y metas para remover los obstáculos que discriminan, segregan y excluyen a las mujeres en México, aseguró Lorena Cruz Sánchez, presidenta del Instituto Nacional de las Mujeres.

Durante la inauguración del Foro Nacional para la Elaboración del Programa Nacional para la Igualdad de Oportunidades y no Discriminación contra las Mujeres 2013-2018, la funcionaria federal subrayó que en el PROIGUALDAD, toda la administración pública debe definir sus compromisos con las mujeres mexicanas.
“Resulta imposible construir una política nacional de igualdad sin la participación plena y plural de la ciudadanía; sin el concurso de la academia, de los y las tomadoras de decisiones y del personal que trabaja en las dependencias y los organismos de gobierno”, subrayó.
El gran reto, precisó, es lograr que las dependencias gubernamentales construyan su propia agenda de género, para  que ésta no sólo sea visible sino que esté inmersa en sus programas, planes y acciones.
Por ello, dijo, es necesario establecer en el PROIGUALDAD metas claras, a las cuales se les pueda dar un seguimiento puntual mediante indicadores precisos.
Por su parte, la secretaria de Desarrollo Social, Rosario Robles Berlanga, indicó que mientras persistan brechas entre mujeres y hombres, como en materia laboral, no existirá igualdad en el país.
Al narrar la anécdota de una mujer que lloraba de felicidad porque le construyeron un piso en su casa, la funcionaria afirmó: “Ya llegó el tiempo de que las mujeres lloremos de felicidad en el país por algo más que un piso firme y esa es la tarea que tenemos todas y todos al construir realmente un auténtico programa de igualdad que comprometa al país en su conjunto en las medidas y en las políticas públicas que vayan al fondo de esta desigualdad, de esta discriminación, de esta violencia que todavía padecemos las mujeres en el país”.
Expuso que se debe transformar la realidad de millones de mujeres mexicanas porque es la intención e instrucción del presidente Enrique Peña Nieto.
En tanto, el presidente del Consejo Nacional para Prevenir la Discriminación (Conapred), Ricardo Bucio Mújica, aseguró que México se construyó a partir de decisiones diseñadas para privilegiar a los hombres y desde ahí les abran pequeños espacios a las mujeres, en donde a pesar de los avances legislativos, políticos y sociales aún persiste la desigualdad de trato, marginación y exclusión hacia este sector.
Ahora más que nunca, enfatizó, el PROIGUALDAD ha de hacer frente a ello, ya que es a través de las políticas públicas como se debe consolidar la equidad de género, no sólo porque por primera vez se transversaliza esa  perspectiva en el PND 2013-2018, sino en cumplimiento de la reforma constitucional en materia de derechos humanos que eleva a la CEDAW a rango constitucional y principalmente para combatir las “indignantes facetas” de nuestra realidad social que afectan la vida de millones de mujeres.
El Foro Nacional para la Elaboración del Programa Nacional para la Igualdad de Oportunidades y no Discriminación contra las Mujeres 2013-2018 recibió propuestas que enriquecerán la agenda en materia de género.
Ello a través de 13 mesas de trabajo que abordaron los siguientes temas: salud, derechos sexuales y reproductivos y seguridad social; educación; violencia hacia las mujeres; participación política y social; entornos seguros y amigables; hábitat, sustentabilidad y medio ambiente; agencia económica y acceso a recursos productivos; igualdad jurídica e igualdad sustantiva; políticas culturales y medios de comunicación; mujeres y desarrollo rural; institucionalización y transversalidad de la igualdad de género; procuración e impartición de justicia con perspectiva de género; hogares, vivienda, familia y corresponsabilidad.
La presidenta del INMUJERES, Lorena Cruz Sánchez, consideró que en educación, la agencia económica, la salud, la justicia, la participación política y la violencia se observan las brechas de género más amplias.
Manifestó que es indispensable visibilizar, en todas las temáticas, las necesidades específicas de las mujeres indígenas, las de aquellas que tienen alguna discapacidad, las mujeres migrantes, las adolescentes, las adultas mayores y las niñas, pues enfrentan problemas adicionales dada la vulnerabilidad de facto que viven.
La articulación del PROIGUALDAD con las cinco metas del Plan Nacional de Desarrollo 2013-2018, permitirá transversalizar la perspectiva de género en la política pública, de tal forma que se impacte positivamente la vida de millones de mujeres en México, concluyó.
Anuncios