540 viviendas a damnificados pobres


MÉXICO, D.F. Ante la grave situación que viven miles de oaxaqueños, afectadas por las tormentas de los últimos días, en la región de la Costa, Istmo y Sierra Sur; el senador del PRD Benjamín Robles Montoya gestionó 540 viviendas progresivas para familias pobres que perdieron o sufrieron daños en su patrimonio.

“Se trata de un gran esfuerzo conjunto que realizamos el Gobierno Federal, el Gobierno del Estado y la Fundación ‘Esta casa es mía’ AC, quienes con un servidor hemos hecho una aportación para la compra de materiales y pre-armado de la vivienda, mientras que las familias beneficiarias contribuirán con la mano de obra para mejorar las condiciones en que viven y tener una vivienda segura ante las inclemencias del mal tiempo que azota recurrentemente a estas regiones de la entidad”, precisó el legislador oaxaqueño.

Refirió que estas viviendas estarán destinadas prioritariamente en aquellas comunidades que tienen altos índices de pobreza y en donde los responsables de atender las emergencias por las lluvias no hayan podido llegar por dedicarle mayor atención a la zona de desastre, pero que también es urgente atender a la gente que vive en estos lugares por las precarias condiciones en que se encuentran.

“En los recorridos que he realizado en este primer año como Senador de la República y mucho antes como servidor público y representante popular hemos constatado que la mayoría de los oaxaqueños son damnificados históricos, que parte de las desgracias que hoy vemos es porque nunca han sido dotados de una vivienda digna y segura; y cuando azota el mal tiempo vienen las consecuencias por lo humilde de sus viviendas, muchas veces construidas lamentablemente con desechos de lámina, madera, hule y otros materiales”, manifestó Robles Montoya.

El congresista federal reconoció que 540 viviendas no son suficientes para resolver el rezago que en la materia hay en la entidad, pero viene a sumarse a los esfuerzos que realizan el Gobierno Federal y Estatal para atender la emergencia por las lluvias y dignificar el lugar en donde habitan y conviven miles de familias pobres.

“Lo que nosotros pretendemos con este programa de vivienda progresiva es que las familias más pobres tengan un lugar seguro para vivir, sabemos que el Gobierno Federal y del Estado van a atender a todas aquellas familias que perdieron parte o totalmente sus casas, pero nosotros queremos ir más allá, queremos atender a aquellos que en lo material no perdieron mucho porque no tenían mucho que perder, pero que es necesario proteger sus vidas con una casa segura ante próximas contingencias”, reiteró.

Anuncios